23/05/2017
Aprovechando la Oleada de aumento de capacidad
Analizando el nuevo mercado cubano creado a partir de las flamantes relaciones diplomáticas entre USA y Cuba.

Una de las últimas grandes iniciativas de Obama fue la formalización de las relaciones diplomáticas con Cuba y consecuentemente la reapertura de los servicios aéreos programados entre los dos países. Se habló mucho de las nuevas oportunidades de mercado; se anunció una plétora de nuevos servicios pero solo siete meses más tarde la capacidad está retrocediendo porque las compañías aéreas están disminuyendo su frecuencia. ¿Reflejan estas recientes reducciones en capacidad un mercado que no ha estado a la altura de las expectativas originales, o significa que se añadió demasiada  capacidad demasiado rápido?

 

Evaluar la posible demanda de servicios programados en un mercado que ha estado cerrado por tantos años es muy difícil; cierto grado de ‘intuición científica’ es inevitable. La conectividad en la ciudad capital es una obviedad, los grandes flujos étnicos son populares y se establecieron potenciales mercados de ocio de mercados de origen similares. Las aerolíneas tradicionales y de bajo costo necesitan añadir servicios para construir sus redes, las compañías de nicho más pequeñas ven oportunidades específicas y algunos operadores meten sus dedos en el agua para ver si pueden general alguna ganancia. Y esto es probablemente lo que sucedió entre los Estados Unidos y Cuba.

Como muestra la tabla debajo, la capacidad solo aumentó significativamente en diciembre de 2016 mientras las aerolíneas aguardaban el período estacional de vacaciones para respaldar el lanzamiento de los nuevos servicios. Antes de esa fecha, la ya establecida operación PublicServiceCharters.com y un servicio de American Airlines hacia Holguin representaba todo el mercado. En el caso de American, la aerolínea añadió unos 26.000 asientos de ida en septiembre desde una base cero en agosto.

Diciembre de 2016 fue el mes de lanzamiento para nuevas aerolíneas y servicios. Southwest, Delta Air Lines, Spirit y Frontier lanzaron operaciones mientras que JetBlue triplicó su capacidad comparado al mes anterior. De repente, en el plazo de un mes la capacidad disponible creció de 60.390 asientos de ida a 160.648; un aumento considerable para un mercado que recién comenzaba a abrirse.  

Para diciembre de 2016 alrededor de diez aerolíneas estaban ofreciendo servicios programados para veintidós pares de ciudades; solo tres meses antes en agosto, cinco aerolíneas estaban operando a cinco pares de ciudades. Tal crecimiento en capacidad y el correspondiente necesario aumento en la demanda raramente se ha visto en otros lugares, y mientras algo de esto puede haber reflejado una demanda contenida para servicios directos, cuesta creer que tal aumento en capacidad fuera a funcionar en el mercado.

Inevitablemente, ha habido algunas reducciones en capacidad desde la apertura del mercado y la capacidad parece estar asentándose en alrededor de 135.000 asientos de ida por mes, un 20% menos del pico de enero. No obstante, todavía se refleja casi un cuádruple aumento en capacidad desde los niveles de septiembre de 2016 cuando American Airlines lanzó los servicios programados por primera vez.

Los planes de operación para la temporada de invierno de IATA todavía están siendo finalizados por las aerolíneas pero no existe razón para creer que los niveles de capacidad actuales seguirán reduciéndose en el segundo año de acceso al mercado. Las compañías aéreas tradicionales necesitan a Cuba como parte de su cartera de redes mientras que la adaptación de las aerolíneas de bajo costo al mercado es obvia. La plétora podrá haber pasado y decrecido un poco pero Cuba es ahora una parte integral de las redes de las compañías aéreas más importantes de los Estados Unidos.  



RAM TV

Consultas y mensajes